fbpx

Otras técnicas de productividad para tu negocio hortofrutícola

Tanto la productividad global, como la productividad de los empleados son métodos de medición imprescindibles para llevar un control de la rentabilidad de nuestro negocio hortofrutícola. Pero ¿sabías que existen alternativas para el cálculo de la productividad que te ayudarán a optimizar de una manera más específica el rendimiento de tu empresa? Vamos a ver algunos ejemplos.

Cálculo de productividad por fabricación

Al trabajar en el sector de la industria, los almacenes y centrales hortofrutícolas pueden necesitar información sobre la producción por hora de trabajo requerida para producir un solo producto. Dicho de otra forma, pueden estar interesados en calcular el costo del producto de una unidad o kilo. Sin embargo, el cálculo de la productividad por empleado es insuficiente.

El factor de la eficiencia

Una alternativa de medir el rendimiento de nuestro producto sería usando el factor de la eficiencia. Mientras que la productividad mide la cantidad de trabajo necesaria para un determinado trabajo, la eficiencia se centra en medir la calidad del trabajo en un tiempo determinado. De esta manera, dispondremos de información más completa que nos aportará una visión más objetiva de los trabajos realizados.

Pongamos un ejemplo. Tras hacer los cálculos pertinentes, vemos que la productividad de los empleados de una línea de clasificación de nuestra central que ha terminado la campaña de fresas es muy alta. Sin embargo, desconocemos si los trabajos han sido lo suficientemente efectivos. Una forma de extraer este dato sería dividiendo las horas de trabajo estándar por la cantidad real de tiempo trabajado y multiplicarlo por 100. Cuándo más se acerque el resultado a 100, más efectivos serán tus empleados:

Eficiencia: 100 horas de trabajo estándar / 115 horas reales de trabajo x 100 = 86% de efectividad

Otras fórmulas utilizadas para comparar la eficiencia serían las siguientes:

  • Relación de tiempo de inactividad: tiempo de inactividad de producción / total de horas de trabajo x 100
  • Relación de actividad: las horas esperadas necesarias para producir la producción real / las horas reales deben completarse x 100
  • Capacidad laboral: horas trabajadas reales / horas laborales totales presupuestadas x 100
Informes longitudinales

Para medir la efectividad de los trabajos a lo largo del tiempo, es recomendable hacer uso de los informes longitudinales. Así, podremos identificar tendencias que nos perjudican o benefician a la hora de organizar el personal. Asimismo, puede servirnos como método de motivación de nuestros empleados a través de bonificaciones o promociones. Y, por último, nos puede venir muy bien a la hora de organizar con antelación nuestro trabajo: si sabemos las horas que suelen dedicar los trabajadores para determinados trabajos, podremos predecir el tiempo que necesitaremos para preparar los pedidos de nuestros clientes o la confección de ciertos kilos. En definitiva, podremos organizarnos mejor.

Cálculo de productividad por factores

Hasta el momento hemos hablado de calcular la productividad de determinadas temáticas o de forma enfocada a la industria, pero existen otros métodos más específicos —y quizá más complejos— que nos pueden resultar útiles en determinados momentos. Hablamos de la productividad parcial de factores, multifactor y total del factor.

Factor de productividad parcial

El personal de dirección de una organización suele usar esta fórmula para relacionar de forma fácil los procesos específicos. Imaginemos que nuestra central produce 20 000 € en kilos de pimientos y el valor semanal de todos los insumos (mano de obra, materiales y otros costes) es de 9500 €. La forma de calcularla es dividiendo 20 000 entre 9500. Como resultado, obtenemos un factor de productividad parcial de 2,1.

Productividad multifactorial

Mientras que en la fórmula de productividad parcial usamos una sola entrada, la fórmula de productividad multifactorial se basa en la relación de las salidas totales a un subconjunto de entradas. Así, por ejemplo, podríamos medir la relación entre la producción y el trabajo o los materiales y el capital usando una fórmula específica para ello. Tal vez se trata de una fórmula más completa (aunque más compleja) de medir la productividad de los factores.

Productividad total del factor

Esta ecuación combina los efectos de todos los recursos utilizados en la producción de bienes y servicios (material, mano de obra, capital, entre otros) y la divide por la  producción. Este método puede reflejar cambios simultáneos en salidas y entradas, sin embargo, no muestran la interacción entre cada salida y entrada por separado. Por tanto, los resultados son demasiado amplios para tratar áreas específicas.

Conclusiones

Como vemos, existen múltiples formas de calcular la productividad en nuestro negocio con el fin de enfocar de forma eficiente nuestros recursos, ser previsores en la organización de nuestras tareas y potenciar los resultados positivos de nuestra empresa, no solo económicos, sino a todos los niveles.

Si estás pensando en llevar la productividad de tu empresa, pero no dispones de herramientas informáticas, nosotros podemos ayudarte. Consúltanos sin compromiso.

Menú