fbpx

Qué es un plan estratégico y ejemplo práctico (parte II)

En el artículo de la semana pasada vimos qué es un plan estratégico y empezamos a desarrollar un ejemplo práctico para ver cómo lo aplicaría un almacén hortofrutícola: la definición de objetivos, la elección de una persona encargada, la misión y visión, los valores y un análisis PEST fueron los puntos estudiados. Y hoy continuamos desarrollando este caso práctico con los siguientes y últimos pasos: las 5 fuerzas de Porter, los análisis DAFO y CAME, el plan de acción y el plan de seguimiento.

  • 5 fuerzas de PORTER

Si deseamos afrontar el futuro de nuestra compañía con garantías de éxito, esta fase no deberíamos pasarla por alto, pues es importante para nuestro plan estratégico. Las 5 fuerzas de Porter consisten en el análisis exhaustivo de nuestro entorno competitivo específico. El análisis se debe abordar desde los diferentes agentes existentes en el entorno:

  1. Rivalidad con los competidores actuales (que es el eje central)
  2. Amenaza de posibles competidores futuros
  3. El poder negociador de los Clientes
  4. El poder negociador de los Proveedores
  5. Amenaza de productos o servicios futuros sustitutivos
  • DAFO

Llegados a este punto, el análisis DAFO es otra de las fases fundamentales, por lo que deberemos crearlo con esmero. Vamos a ver brevemente en qué consiste cada apartado de dicho análisis y a exponer algunos ejemplos para nuestra empresa ficticia Los Cerezos, S.L.:

  1. Debilidades (áreas de mejora y posibles amenazas para el futuro): no estar provistos de un plan de marketing que nos aporte una visión global y unos objetivos; desconocer las tendencias actuales y futuros de los precios de los productos y la ausencia de reunión de análisis que nos muestren los precios de nuestra competencia; la falta de proyección en la mejora de herramientas tecnológicas.
  2. Amenazas (las barreras que nos impiden crecer como organización): elevada competencia vía precios en nuestro sector; invisibilidad de la empresa en materia de publicidad y marketing en redes sociales; competencia con un alto uso de tecnología.
  3. Fortalezas (puntos fuertes): diferenciación de nuestra competencia por ofrecer una variedad de frutas tropicales de calidad a precios competitivos; compromiso con el desarrollo sostenible de los productos y envases utilizados desde nuestros inicios; personal estable en plantilla, cualificado y predispuesto a adaptarse con relativa rapidez a los nuevos cambios tecnológicos.
  4. Oportunidades (las ayudas): nuevos puntos estratégicos a considerar para posicionarnos como marca y promocionar nuestros productos en internet: cursos, contratación de personal relacionado con el mundo del marketing y/o subcontratación de empresas dedicadas al sector; organizaciones y asociaciones de apoyo entre empresas del sector hortofrutícola y que sirvan de reforzamiento de nuestro compromiso medioambiental; nuevas ayudas para invertir en tecnología y maquinaria moderna, podrían ser algunos ejemplos.
  • CAME

El siguiente paso es un análisis CAME, cuyas siglas provienen de las siguientes palabras: corregir, afrontar, mantener y explotar. Se trata de una herramienta que persigue aprovechar las fortalezas y combatir las debilidades de una empresa que han sido previamente identificadas a través del análisis DAFO. De esta manera, lo que perseguiremos aplicando el análisis CAME en nuestra empresa es:

  1. Corregir las Debilidades aprovechando las Oportunidades.
  2. Afrontar las Amenazas evitando que crezcan las Debilidades.
  3. Mantener las Fortalezas afrontando las Amenazas del mercado.
  4. Explotar las Oportunidades que ofrecen las Fortalezas.
  • Plan de acción y prioridad de estrategias

Con todo lo que hemos visto y analizado hasta ahora, estamos en la fase final de la preparación de nuestro plan estratégico. Es el momento de aplicar todos nuestros conocimientos y plantear un plan de acción durante un período determinado de tiempo, que suele ser de entre 1 y 5 años. Lo ideal será subdividir las estrategias en distintas temáticas para organizarnos mejor:

Nivel empresarial y estratégico

  1. Apertura de nuevo puesto en Mercasevilla. Mercado con escaso competidores de nuestra tipología de producto.
  2. Conocer las nuevas tendencias gastronómicas para detectar la posible demanda de nuevos productos singulares y delicatessen para ofrecerlos a nuestros clientes. Establecer mejoras específicas en nuestros servicio de distribución a través de encuestas a clientes y análisis de la competencia.
  3. Colaboración en nuevos espacios del sector hortofrutícola (ferias, congresos, foros, asociaciones), especialmente de carácter medioambiental o relacionado con las frutas tropicales.
  4. Especializarnos en el servicio de distribución de frutas tropicales y productos asiáticos de alta gama (establecer nuevos contactos en América Latina y Asia a través de nuestro departamento comercial, participar activamente en congresos y ferias especializadas).
  5. Aumentar nuestros beneficios en un 15%.
  6. Plan de marketing y creación de marca corporativa
    • Mayor presencia en redes sociales.
    • Renovación página web.
    • Promoción apertura nuevo puesto (campañas publicitarias en adwords, sorteos, encuestas).
    • Convertirse en un referente online en cuanto a productos delicatessen se refiere (escribir en artículos en el blog y participar activamente en foros).

Evolución tecnológica

  1. Búsqueda de financiación mediante ayudas para el sector de la industria agroalimentaria a nivel provincial y nacional con el fin de invertir en maquinaria moderna y nuevos equipos informáticos.
  2. Lograr que la empresa dé un salto tecnológico a través de la implantación de nuevas herramientas informáticas especializadas en el sector que ofrezcan soluciones concretas para las nuevas demandas de nuestros clientes (ejemplo: implantar un software vertical que nos permita optimizar nuestros trabajos administrativos y de control de almacén, incorporar una aplicación móvil para facilitar los pedidos online de nuestros clientes o realizar una venta itinerante).

En cuanto hayamos creado nuestro plan estratégico, será muy importante que prioricemos nuestras tareas para que podamos ir cumpliendo los puntos que más nos interesan. Por ello, será imprescindible que nos esforcemos en crear una buena organización de las mismas. Con programas tipo Trello podemos crear pequeños objetivos semanales (o incluso diarios) que nos ayudarán a la hora de organizarnos y de cumplir con nuestros objetivos de manera sencilla.

  • Último paso (y el más importante): el plan de seguimiento.

Una vez nuestra compañía se ha organizado correctamente para aplicar de forma práctica las tareas de nuestro plan estratégico, no podemos esperar a que pase el tiempo sin más. Es necesario asegurarnos (de forma regular y constante) que estamos cumpliendo nuestros objetivos a través un plan de seguimiento: empezaremos por ir verificando la consecución de las tareas más prioritarias y haremos todo lo posible por aplicarlo después a las secundarias.

Llegados a este punto, habremos elaborado todo un plan estratégico con el que poder organizarnos y disponer de la información necesaria para lograr nuestros objetivos. Y aunque necesitemos dedicar unas horas al trabajo de documentación previo, el esfuerzo habrá merecido la pena.

Si estás pensando en realizar un plan estratégico para dar un salto tecnológico en tu almacén hortofrutícola, queremos ayudarte.

—-

Fuentes consultadas:  https://www.sugerendo.com/blog/estrategia-de-e-commerce/como-elaborar-un-plan-estrategico/ https://www.sugerendo.com/blog/analisis-de-la-competencia/como-elaborar-un-plan-estrategico-ii/

Imagen de cabecera (Freepik): <a href=’https://www.freepik.es/foto-gratis/vista-superior-de-companeros-de-trabajo-planeando-una-estrategia_864127.htm’>Foto de Negocios creado por pressfoto</a>

Menú