fbpx

Se aprueba el plan para el control electrónico del IVA (SII)

El pasado viernes 2 de diciembre el Consejo de Ministros volvió a poner sobre la mesa la llevanza electrónica de los libros de registro del IVA, un tema previsto inicialmente para el próximo mes de enero pero que quedó paralizado ante la inestabilidad política. Sin embargo, tras la reunión del viernes se prevé que el sistema de Suministro Inmediato de Información (SII) entre en vigor el 1 de julio de 2017. La aprobación de esta reforma tiene como objetivo la adaptación del trámite a las nuevas tecnologías como medida para combatir el fraude, así como de favorecer la recaudación.

El SII no será obligatorio para todas las empresas, sino que afectará a las organizaciones inscritas en el REDEME (Registro de Devolución Mensual del IVA) o a empresas con una facturación anual de más de 6 millones de euros. En total serán unas 62.000 empresas las que deberán declarar el IVA a la Agencia Tributaria prácticamente en tiempo real. La normativa establece que el plazo para presentar y declarar las facturas no debe superar los 4 días naturales (período que tan solo se alargará a 8 días en caso de ser expedidas por terceros o por el destinatario).

Como novedad el Gobierno ha aprobado que, durante los seis primeros meses de la entrada en vigor del SII, los contribuyentes tengan un plazo extraordinario de 8 días para el envío de la información a la AET. Una vez finalizado dicho plazo, el tiempo límite para el envío de información será de 4 días.

Cabe destacar también otra de las medidas adoptadas por el Gobierno que irán de la mano del SII: la simplificación del cumplimiento fiscal. Como ya sucedió con las facturas electrónicas, el nuevo sistema prevé que las empresas presenten únicamente las autoliquidaciones de impuestos. Por tanto, ya no será necesario presentar los modelos 347,340 y 390.

Todas aquellas empresas que facturen más de 6 millones de euros, las que formen parte del régimen de devolución mensual (REDEME) y las que pertenezcan a grupos de IVA tendrán 6 meses para migrar al nuevo modelo, el cual supondrá una evolución tecnológica en la gestión interna de las empresas y en la conectividad con la sede electrónica de la AEAT. Por tanto, es recomendable ir empezando cuanto antes con el proceso de adaptación para evitar posibles sanciones futuras.

Menú