fbpx
gestion-stock-almacen-mermas-fruta

Mermas en los productos hortofrutícolas, ¿se pueden evitar?

Las mermas en los productos hortofrutícolas es un problema frecuente que genera pérdidas a las empresas del sector. Por eso, repasamos algunas claves para evitarlas.

Medidas que ponen en marcha algunas empresas 

Los temidos costes ocasionados por las mermas de stock obligan a las empresas agroalimentarias a poner en marcha ciertas medidas que frenen estas pérdidas parciales o totales de valor. Veamos algunos ejemplos.

Ofertas en productos perecederos o de “peor” aspecto

Es frecuente que las empresas hortofrutícolas incentiven la compra de productos con peor aspecto —aunque de la misma calidad o parecida— a través de diferentes ofertas. Esta medida no es del todo deseada pues, aunque no se de por perdido el producto, no se estará sacando el beneficio deseado.

Esto, por ejemplo, lo vemos a diario en los supermercados, los cuales aplican ofertas a los productos que están a punto de caducar llegando incluso a ponerlo a precios de venta bajo coste. Como medida inicial para limitar las pérdidas en nuestro almacén es interesante, pero quizá podamos evitar llegar a este punto.

Gestión de aprovisionamiento

La demanda de productos en el sector hortofrutícola varía mucho de un día para otro. Como consecuencia, las decisiones de compra diaria son críticas y deben de ir enfocadas a poder servir a todos nuestros clientes sin recaer en pérdidas de valor o directamente en las temidas mermas

Por eso, es recomendable disponer de un sistema de planificación de compras a través de herramientas como un programa informático. De esta forma, tendremos más capacidad —y más información— para realizar el aprovisionamiento necesario cada día y, por tanto, reducir el riesgo a las pérdidas económicas por una incorrecta política de compra.

La organización de los diferentes tipos de productos

Las frutas y verduras tienen una vida muy limitada, por lo que debemos asegurarnos de almacenarlas en el lugar correcto y de proveernos en su justa medida.

En cuanto a los productos de alta rotación, es decir, los que más solemos vender, lo ideal es tenerlo situado dentro del almacén lo más cerca posible del punto de venta o zona de preparación de los pedidos. De esta manera evitaremos continuos cambios de lugar y posibles mermas provocadas por accidentes indeseados como golpes o caídas de cajas. Por otro lado, tal y como vimos en el pasado artículo sobre cómo evitar las roturas de stock, será muy recomendable que establezcamos un stock mínimo de seguridad en estos productos.

Con los productos hortofrutícolas de baja rotación sería justo lo contrario; lo ideal es que dispongamos de muy pocos kilos en almacén o incluso nos abastezcamos en función de los pedidos de clientes que debemos servir en el día. Esto implica disponer de un sistema informático que nos ayude a identificar las necesidades de compra y trabajar con proveedores confiables que no fallen en sus entregas.

Conclusiones

Reducir las mermas de nuestro almacén nos ayudará a tener menores costes y a sacar más rentabilidad a nuestros productos. Si estás buscando un programa informático para distribuidores de fruta y verdura que te ayude en esta tarea, nosotros podemos ayudarte. Escríbenos sin compromiso.

Imagen extraída de Freepik

Menú