fbpx

Claves para empezar un buen plan de negocio

Si eres una persona emprendedora que desea elaborar un plan de negocio para su empresa agroalimentaria, te facilitamos a continuación una serie de consejos para su confección.

¿Qué es un plan de negocio?

Antes de meternos en la parte práctica vamos a repasar el concepto de plan de negocio, pues es habitual que surjan dudas al respecto. Según las definiciones de varios expertos en la materia, lo resumiríamos como el conjunto de ideas y estrategias elaboradas por un emprendedor/a para encauzar posibles oportunidades de negocio y prevenir los inconvenientes que se pueden presentar a medio y largo plazo en un desarrollo empresarial, como por ejemplo: la fundación de una empresa, la expansión o escisión de una compañía o las inversiones para un nuevo proyecto.

La forma en que se plasma un plan de negocio es a través de un documento formal que recoge todos los detalles de la organización. Entre estos destacamos los más frecuentes: la descripción del negocio, el análisis de la situación del mercado, las acciones que se van a llevar a cabo en el futuro y una memoria financiera.

El fin de crear un plan de negocio no es otro que la compañía pueda abordar una acción determinada con total garantía y éxito. Por tanto, es una buena herramienta de uso interno para el emprendedor/a, ya que le permite saber si sus ideas son viables y realizar un seguimiento de su puesta en marcha. Es una forma, además, de asegurar una respuesta positiva por parte de nuestros inversores y de involucrar al resto del equipo .

Cómo preparar nuestro plan de negocio

Para poder desarrollar nuestro plan de negocio es importante que lo organicemos con antelación para que este proceso resulte lo más sencillo y eficiente posible.

A quién elegir

La mejor forma de partir con un plan de negocio es escogiendo quién se va a encargar de hacerlo. Al tratarse de personas que conocen a la perfección cómo quieren proyectar su negocio o cómo es el que ya tienen, el autónomo o los grupos de emprendedores que promueven el proyecto son las personas más adecuadas para llevarlo a cabo. En caso de que el proyecto sea de una mayor complejidad, lo recomendable es contratar a una consultora especializada que trabaje en estrecha relación con estos profesionales.

Los preparativos

Aunque pueda resultar un trabajo con un alto grado de dificultad, lo cierto es que preparar un plan de negocio es más sencillo de lo que parece. No cabe duda de que cada empresa es un mundo, pero desde luego en todas ellas podemos aplicar una serie de premisas que nos ayudarán a prepararnos para esta tarea:

  • Idea de negocio. Es importante tener muy claro quiénes somos y cuál es nuestro objetivo. Por ello, es interesante que anotemos por escrito el nombre de la empresa, nuestra visión, los valores y objetivos de la misma y que describamos las ventajas competitivas que nos hacen diferentes del resto.
  • Fortalezas y debilidades. Resulta imprescindible conocer cuáles son las virtudes y deficiencias para seguir potenciando las primeras y combatir de antemano las segundas. En esta parte del informe será necesario considerar los distintos puntos del sector en el que nos encontramos: las tendencias actuales del mercado, cuál es nuestra competencia y definir nuestro cliente potencial.
  • Acciones a ejecutar. Llegados a este punto será interesante presentar una proyección de nuestras ventas y estrategias de distribución, ventas y mercadotecnia. De esta manera, nos obligaremos a definir un plan de marketing que saque el máximo rendimiento a nuestra empresa de distribución alimentaria.
  • Definir las finanzas. Uno de los puntos más destacables de nuestro plan de negocio consiste en determinar los recursos económicos iniciales de la empresa. Aquí es donde trabajaremos con cálculos y representaciones de escenarios, por lo que habremos de reunir toda la información posible en cuanto a datos económicos se refiere: activos de la compañía, balances, recursos, políticas económicas, etc.
  • Recursos humanos. Por último, y no por ello menos importante, tenemos la parte de la organización de los puestos de trabajo. Definir los derechos y las obligaciones de los integrantes de la organización es una medida fundamental para asegurar que el crecimiento de nuestra empresa marche sobre ruedas.  

En resumen, teniendo clara la definición del plan de negocio y siguiendo esta serie de pasos previos a su puesta en marcha, nos resultará más sencillo crear con posterioridad un proyecto claro, organizado y con garantías de estar yendo por el buen camino para el crecimiento de nuestra empresa.

 


 

Fuentes consultadas:

keyboard_arrow_up