fbpx

El plan de autocontrol para empresas hortofrutícolas: cómo empezar a aplicarlo (I)

En las inspecciones de Sanidad de las empresas agroalimentarias cada vez es más frecuente que se exija el cumplimiento de un plan de autocontrol. No obstante, para el sector de mayoristas y distribuidores hortofrutícolas este es aún un tema algo desconocido y que todavía no se ha asentado como en el resto de sectores alimentarios. Por eso, en este artículo vamos a ver la definición del plan de autocontrol y algunos consejos para empezar a aplicarlo.

Definición del plan de autocontrol

El plan de autocontrol es un sistema basado en el Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos que deben aplicar todas las empresas alimentarias de Europa (excepto las de producción primaria) según el Reglamento (CE) 852-2004 de 29 de abril. Dicho plan está formado por:

  • El Plan de Prerrequisitos: una serie de prácticas de higiene PCH y pasos previos al Plan APPCC.
  • El Plan APPCC: un sistema para prever y controlar los posibles peligros de nuestro negocio.

Cabe señalar que todo este proceso debe estar documentado y registrado con el fin de garantizar la seguridad alimentaria. Por este motivo, lo ideal es preparar un documento con un plan de autocontrol  para nuestra empresa agroalimentaria.

Cómo enfocar un buen plan de autocontrol en mi empresa

Como decía Honoré de Balzac, “si yo cambio, todo cambia”. Y para que nuestra empresa hortofrutícola afronte sin problema una inspección en la que se nos exija un plan de autocontrol en condiciones, lo ideal es mentalizarnos y prepararnos de antemano. Es decir, tenemos que cambiar nuestro chip.

Para empezar a preparar nuestro aistema de autocontrol hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Debe crearse en equipo, con la participación y compromiso de personas que conozcan en detalle el funcionamiento de la empresa y su proceso productivo.
  • Debe estar adaptado a la realidad de la empresa. Un sistema de autocontrol genérico y que se copie de otros sistemas no nos ayudará a reflejar la situación de nuestra actividad.
  • Debe ser realista, pues se trata de un sistema aplicado y ejecutado en la práctica.
  • En su diseño debemos tener muy presente la palabra “operatividad”. El grado de operatividad influirá directamente en la ejecución correcta del plan. Por ello es aconsejable contar con herramientas de control que nos faciliten el registro de la información.

Otra cuestión importante que nos ayudará a ir familiarizándonos con el APPCC y, sobretodo, que servirá para que siempre cumplamos con la normativa vigente, es realizar de forma periódica auditorías internas que nos obliguen a monitorizar la ejecución del sistema. Con ello obtendremos múltiples ventajas, como:

  • Disminuir posibles sanciones de la autoridad sanitaria.
  • Mayor eficacia y productividad en el trabajo de los operarios.
  • Comercializar productos más seguros.
  • Disminuir las mermas de materias primas.
  • Mejora de nuestra imagen de marca.
  • Mayor satisfacción de los clientes y enriquecimiento de la experiencia de compra.

¿Y qué hago si mi empresa es pequeña?

Muchas pymes del sector agroalimentario consideran imposible elaborar un plan de autocontrol en su empresa. Esto se debe a la falta de personal especializado en el tema que las guíe durante el proceso. Pero como la normativa deben cumplirla igual, tendrán que buscar ayuda externa más pronto o más tarde.

La solución más recomendable en estos casos es la de buscar un asesor o servicio de consultoría especializada que nos dé una serie de claves para la preparación de nuestro documento de plan de autocontrol.

Conclusiones

En resumen, como las inspecciones en el sector hortofrutícola cada vez son más exigentes respecto al plan de autocontrol, lo ideal es ir aplicando de forma progresiva una serie de medidas para acostumbrarnos a esta dinámica en nuestro almacén de fruta. En caso de que nuestros conocimientos sean limitados o que no nos atrevamos a hacerlo solos, lo mejor es buscar ayuda externa de consultores especializados.

La próxima semana indagaremos en los dos pasos a seguir para preparar un buen plan de autocontrol: las prácticas de higiene (PCH) y el análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC).

Si estás pensando en preparar un plan de autocontrol para tu empresa hortofrutícola, nosotros podemos ayudarte.

Otras fuentes consultadas:

http://todoguiasappcc.icoval.org/wp-content/uploads/2015/03/Documento-Orientativo-de-Especificaciones-de-los-sistemas-de-Autocontrol-Andalucia.pdf

http://todoguiasappcc.icoval.org/guias-genericas/autocontrol/

Menú