fbpx

No solo vendas fruta. Orienta tu almacén hortofrutícola hacia el cliente

Los distribuidores hortofrutícolas que analizan permanentemente las preferencias, necesidades y dan especial importancia a la atención de sus clientes son empresas claramente enfocadas hacia el cliente.

El buen estado de una empresa está estrechamente relacionado con el cliente satisfecho que regresa una y otra vez, y que realiza labor de embajador recomendando los servicios o productos de esta.

En estas empresas la atención al cliente es un aspecto muy trabajado. Es una atención basada en la empatía; un servicio honesto y que ofrece información al detalle de los productos que comercializa, cumplen con lo que prometen y brindan un excelente servicio post venta. En definitiva, son empresas que tratan de sobrepasar las expectativas de sus clientes y esquivar, sea como sea, un servicio al cliente mediocre o malo.

En este contexto, la mejora continua de la fuerza de ventas es fundamental; el trabajo en equipo, el amor por los detalles y por el trabajo bien hecho. Orientar la empresa hacia este enfoque nos ayudará a identificar las necesidades de nuestros clientes y obtener beneficios directos.

Ir más allá de las ventas. Las propuestas de valor

No obstante, para lograr ser competitivos y eficientes, no es suficiente con adoptar este enfoque. Debemos tratar de introducir alguna ventaja competitiva a lo largo de nuestra cadena de valor, que sea los más perdurable posible en el tiempo, que atraiga, satisfaga y retenga a nuestros clientes. Buscamos la satisfacción y la fidelización del cliente. Buscamos sencillamente crear relaciones estables con ellos.

Es por esto que la tendencia actual de las empresas se centra en construir proposiciones de valor fuertemente orientadas al cliente, basadas no solo en un buen producto, sino en ofrecer un “pack o conjunto de valor”. Este conjunto de producto y servicio ha repercutir positivamente en el cliente ya sea mediante la reducción de sus coste, el aumento de los beneficios o ayudando de alguna manera a desarrollar su estrategia competitiva.  De esta manera estaremos situando nuestra empresa de distribución en una posición de referencia para nuestros clientes.

Esta orientación seguramente nos ofrecerá un blindaje frente a la dura competencia del sector agroalimentario y quizás atraiga a nuevos clientes de forma más o menos duradera. Pero a la velocidad a la que evoluciona el actual entorno empresarial estamos obligados a permanecer atentos a las nuevas oportunidades del mercado y explotarlas. Debemos mantener nuestro almacén en constante transformación pues el aumento de la productividad y la reducción de los costes ya no es suficiente para garantizar el éxito.

En el próximo artículo expondremos un ejemplo de cómo construir una propuesta de valor para nuestros clientes a través de Frutix ERP.

Para más info pregúntanos sin compromiso.