El registro salarial será obligatorio a partir del 14 de abril

El próximo 14 de abril entra en vigor el Real Decreto 902/2020 que obliga a todas las empresas a tener un registro salarial. Te explicamos los pasos para cumplir con la normativa.

La brecha salarial, todavía muy presente

Según las conclusiones extraídas de los países que integran la OCDE, el panorama ha cambiado poco en los últimos años y se calcula que la brecha salarial sigue siendo todavía de un 15%. Todo ello a pesar de los distintos planes de igualdad que se implantan en estos países desarrollados desde hace años.

En España en concreto, se modificó el Real Decreto Ley 6/2019 para incluir la obligación del registro salarial en las empresas y se cambió el artículo 28 del Estatuto de los Trabajadores. En el nuevo Real Decreto 902/2020, que entrará en vigor el próximo 14 de abril, encontramos más detalles para poner en marcha el registro salarial.

Qué es el registro salarial

El registro retributivo es un documento en el que se hace constar toda la información salarial de la empresa de forma detallada y en el que debemos mostrar de forma separada las retribuciones de los hombres y mujeres de la plantilla. 

Este registro, que tendrá validez de un año natural, deberá incluir los valores medios de salarios, complementos salariales y percepciones extrasalariales desglosados por sexo. Los valores medios (media y mediana) se distribuirán por grupos profesionales, categorías profesionales, nivel, puesto o cualquier otro sistema de clasificación aplicable.

El registro salarial servirá para mejorar la transparencia retributiva y será obligatorio para todas las empresas, independientemente del tamaño que tengan. Además, se reflejarán los salarios de todos los cargos, incluidos los del personal directivo y los altos cargos.

Diferencias con la auditoría salarial

Las auditorías salariales solo son obligatorias para las empresas que están obligadas a implantar un plan de igualdad. Estas auditorías implican registros de las distintas tareas, retribuciones y sistemas de promoción. También requieren del diseño de un plan de actuación en caso de que se detecten diferencias retributivas entre empleados.

Multas y sanciones

En caso de incumplimiento de esta normativa, las sanciones pueden ir desde faltas graves, con multas de 626 a 6250 €, a faltas muy graves, con multas de 6251 a 187 515 €.

Conclusiones

Con el fin de combatir la brecha salarial, todas las empresas estarán obligadas a disponer de un registro retributivo. Tal y como sucedió con la normativa del registro  de empleados, que entró en vigor en 2019, es importante disponer de las herramientas adecuadas que faciliten el registro.

Para más información sobre el registro salarial y los planes de igualdad, puedes consultar la web del ministerio de Igualdad

Imagen extraída de Freepik y creada por xb100.
Menú
Salir de la versión móvil